Gonzalo Lopes Melillo nació en la localidad de Caseros, comienza sus estudios universitarios en la UNTREF en la carrera de Artes electrónicas en el 2010 tras completar sus estudios de diseño automotriz con José Luis Denari. Desde entonces está atraído al cine experimental, produce obra propia y estudia arte conceptual con Elizabeth Chorubczyk.

Consumo
videoarte | 1:00 min | Caseros/ Buenos Aires, 2012

“Consumo” es una obra de exploración masturbatoria respecto a la belleza, donde el mismo busca romper con el esquema hetero-norma de masculinidad tratando de concebir el placer en su cuerpo de manera pasiva. Su pene no está erecto mientras me acaricio, su cuerpo se presenta sin su cabeza. A su vez, en otra pantalla, está el rostro de Kim Basinger fijo con un fondo móvil que simula la sensación de éxtasis que su cuerpo relata a su lado.

[vimeo http://vimeo.com/35802264]

Sobre Consumo

por Elizabeth Mía Chorubczyk*

“CONSUMO” de Gonzalo Lopes Melillo es un video-minuto que se presenta como propuesta para una proyección en dos pantallas en simultáneo donde el material se reproduce una y otra vez de manera cíclica. http://vimeo.com/35802264

 En una pantalla reducida podemos observar una fotografía nítida del rostro de Kim Basinger cuya impresión fija contrasta con un fondo donde hay un globo azul inquieto, que adquiere mayor velocidad e interviene en la imagen la aparición de pequeñas líneas gruesas de color de manera diagonal.

 En la otra pantalla que tiene mayor tamaño, el artista presenta su propio cuerpo en distintas posturas con imágenes en movimiento unidas mediante fundidos a negro. Su cabeza está cortada, sus manos se acarician y cada secuencia trasmite cierto gozo o placer que contrasta con su pene en estado de reposo.

Como acompañamiento de la imagen sobresalen algunas notas interpretadas por él con su bajo, que se aceleran de manera gradual casi imperceptible.

 “CONSUMO” es una composición relacionada a los placeres estéticos del propio artista, y el intento de traducir el consumo de la belleza en su propio cuerpo aparentemente ajeno al mismo. El cuerpo de Lopes Melillo se torna femenino sin ningún artilugio, y su cabeza cortada parece completarse con el relato de la cabeza de una mujer en la pantalla continua. El video-arte en sí parece presentarnos la abstracción sincera de la excitación femenina, más sutil y compleja que lo que es la excitación del hombre. Por un lado un cuerpo se acaricia en su pasividad, por el otro una cabeza congelada experimenta en su interior un agite de color. La relación entre ambas imágenes puede ambiguamente hablar de una representación psicológica de la búsqueda de un orgasmo femenino (probablemente, hacia el final, no alcanzado o minúsculo) como de la problematización del artista en cuanto a lo que consumimos como belleza. A él le gusta el azul, Kim Basinger y esas notas del bajo: las tres cosas le producen un placer estético que trata de buscar en su propio cuerpo ¿puede entonces con esto formar un producto de belleza que le guste a sí mismo en consecuencia?

 “CONSUMO” termina siendo así un trabajo sumamente íntimo y masturbatorio. El artista construye un diálogo consigo mismo que nos pone en un lugar pasivo donde no podemos intervenir sino espiarlo, por momentos con la incomodidad que eso supone. Lo vemos consumir, alimentar su cuerpo con elementos de su placer, y nos confrontamos a nosotros mismos con nuestros deseos y hábitos de consumo estético al consumir su trabajo. ¿Acabamos de digerir a Kim o a Gonzalo? ¿Nos gusta, nos incomoda o nos produce rechazo?

 La obra es difícil de interpretar a primera vista, te invita a repetir nuevamente la reproducción y repetir también la confrontación de nuestra manera de consumir con la que él propone. Finalmente, si se mira muchas veces, probablemente el diálogo abstracto de Gonzalo se hace concreto en nuestra percepción. Al verlo repetidas veces corremos el riesgo de terminar participando del acto íntimo y masturbatorio arriba mencionado, que Gonzalo Lopes Melillo presenta ante nosotros (los otros), quienes poco entendemos si acabamos de consumir arte o simplemente tuvimos un mal sexo.

Mini bio de Elizabeth Mía Chorubczyk*

Elizabeth Mía Chorubczyk (effýmia) nació en Israel en 1988. Vino al país de sus padres al cumplir 5 años de edad. Fue a un bachillerato con orientación en Comunicación Social donde tenía materias como Fotografía, Cine, Radio, Psicología y Teoría de la comunicación. Tras participar de varios festivales abandonó la carrera cinematográfica para dedicarse al arte conceptual. En el 2010 inició la carrera de Artes Visuales en el IUNA al mismo tiempo que inició su tratamiento de reasignación hormonal. Desde entonces es una artista prolífica que dicta talleres y actualmente ofrece tutorías a artistas de todas las disciplinas para fortalecer el concepto de sus trabajos.

Participó en la muestra con su obra Lesbians in Love Bed en colaboración con Lau Gam. Aqui podés leer más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s